ARTÍCULO

Our_Story_Of_Light_#2


ARTÍCULOS RELACIONADOS:

LEDiL_Our_story_of_light_article_#1

LEDiL_Sustainable_Differentiation_article_by_Petteri_Saarinen


Foto de arriba: AFOI TSIOLAKI OE, Grecia

Iluminación del camino hacia la seguridad y la sostenibilidad con las ópticas LED


Este artículo forma parte de una serie sobre la historia y el impacto de la luz y la iluminación en la humanidad. En LEDiL, nos apasiona hacer avanzar el futuro de la iluminación para que la vida en la Tierra sea mejor. Procuramos explorar nuevos modos de promover al mismo tiempo la seguridad y la protección, con lo que contribuimos al propósito universal de conseguir mejoras en la sostenibilidad en todo aquello que hacemos. Esta vez, nuestro artículo nos lleva a conocer de cerca lo que ha sido y será el impacto de LEDiL en el perfeccionamiento de la iluminación urbana.


En todo el mundo hay más de 300 millones de farolas y unos 105 millones de kilómetros de carreteras, y en este mismo momento hay más que se están planificando, construyendo, pavimentando e iluminando. En un mundo que se caracteriza por un aumento de la urbanización, la vida diaria de las sociedades modernas se ve muy afectada por la iluminación urbana.


El camino a la seguridad

Mucho antes de la llegada de la iluminación urbana tal y como la conocemos en la actualidad, la luz acogedora de una lámpara de aceite en la ventana de una hospedería lejana solía ser una señal de seguridad y refugio para los mercaderes que recorrían los oscuros y, con frecuencia, peligrosos caminos sin iluminar de las antiguas rutas comerciales.

Los primeros faroles, con forma de linternas de aceite, aparecieron en las ciudades en el siglo XVI. En el Londres del siglo XVIII, antes de la llegada de la luz de gas, los mozos de enlace, con antorchas encendidas, guiaban con seguridad a los peatones adinerados por las oscuras calles de la ciudad.


1900s_street_lighting

A finales del siglo XIX, las bombillas incandescentes se convirtieron en la novedad más reciente en iluminación urbana. La evolución del alumbrado fue avanzando poco a poco y, a finales de la Segunda Guerra Mundial, las lámparas de sodio de baja presión se convirtieron en la norma. A finales del siglo XX, estas lámparas se sustituyeron por sus sucesoras de alta presión. Los avances nunca cesan y el siglo XXI ha sido testigo de una auténtica revolución en la iluminación con la incorporación de los LED.


Iluminar el camino para cumplir los propósitos de sostenibilidad

Las farolas LED han establecido un estándar nuevo con más eficiencia energética, lo que supone un importante ahorro en los costes. Hace poco tiempo, en los años 60, el alumbrado público era responsable de hasta el 40% del consumo energético de una ciudad, pero ahora estamos en una nueva era. Los LED, junto con las ópticas adecuadas, suponen un gran avance en la iluminación urbana y de zonas, no solo porque garantizan que nuestras carreteras y zonas abiertas sean más brillantes y seguras que nunca, sino también porque suponen un ahorro tanto de energía como de costes durante su vida útil.


Modern_city_street_lighting

No todas las luces son iguales

Tras la introducción de las primeras ópticas para farolas LED a principios del siglo XXI, su popularidad aumentó rápidamente, pero el sector de la iluminación LED era aún joven y carecía de estándares y directrices generales. Había la necesidad global de suministrar una iluminación eficiente con estas diminutas fuentes de luz, a la vez que se cumplían los requisitos locales y se maximizaba la eficacia de uso.


Good_quality_LED_street_lighting

El avance de la iluminación urbana de LEDiL llegó con el desarrollo de la familia STRADA con un form factor 2x2 y fotometría asimétrica. Esta versátil gama de productos modulares (diseñada especialmente para la iluminación urbana) obtuvo un rápido reconocimiento y se convirtió en estándar del sector.

Pero hoy en día, la iluminación urbana es mucho más que los debates sobre la energía y la tecnología del pasado. Como la tecnología ha evolucionado y madurado, ya no se debate cómo las ópticas ayudan a cumplir los requisitos normativos.

En la actualidad, la inclusión del factor humano en la ecuación es fundamental al hablar de la iluminación LED. Hay que tener en cuenta todo el paisaje urbano, alejando la luz de las zonas en las que se pueda percibir como una molestia y utilizándola para conseguir espacios seguros. El sector se esfuerza en desarrollar entornos urbanos mejor iluminados, sostenibles y seguros.


Good_street_lighting_create_safe_spaces

La iluminación de las zonas urbanas es, básicamente, un factor fundamental para conseguir ciudades habitables. Gracias a la iluminación urbana, la movilidad y la accesibilidad aumentan y ayudan a los habitantes a desplazarse por el entorno urbano con más facilidad, seguridad y rapidez. La iluminación urbana contribuye a la infraestructura de una ciudad, lo que crea una potente identidad para sus residentes y apoya una buena calidad de vida y una sana interacción social.

La iluminación LED constituye la tecnología de la mejora sostenible y las ópticas LED garantizan la obtención de resultados al máximo nivel. La inspiración en lo que la iluminación es capaz de hacer para nuestra seguridad y protección nos guiará hacia el cumplimiento y la superación de los objetivos de sostenibilidad.


Our_Story_of_Light_quatation

Our_Story_Of_Light_#2


ARTÍCULOS RELACIONADOS:

LEDiL_Our_story_of_light_article_#1

LEDiL_Sustainable_Differentiation_article_by_Petteri_Saarinen


Foto de arriba: AFOI TSIOLAKI OE, Grecia